El contenedor azul: buenas prácticas

El contenedor azul es el lugar para depositar todo tipo de residuos domésticos que estén fabricados con papel y cartón (periódicos, revistas, folios, libretas, papel de regalo y de envolver, folletos publicitarios, cajas y envases de cartón y papel, bolsas de papel, envases de cartón para huevos, tubos de cartón del papel higiénico o de servilletas de cocina.

En el contenedor azul no se deben depositar bolsas de plástico o cualquier elemento que no sea de papel-cartón (grapas, portadas y canutillos de plástico...) o Bricks. Los envases de tetrabrik están fabricados con aluminio y plástico, por esta razón no pueden depositarse en el contenedor azul para ser reciclados, sino que van en los contenedor amarillo.

Es aconsejable que depositemos estos desechos sin grapas, sin espirales o cintas adhesivas, pues facilita el proceso de recuperación y reciclado.

También es importante intentar doblar o cortar bien los papeles y cartones antes de depositarlos en el contenedor azul, pues además de que esto hará que nos resulte más fácil introducirlos en el contenedor, de este modo también ocuparán menos espacio en el interior.

Reutilizar bolsas de papel o cartón para guardar en el hogar este mismo tipo de residuos, y así nos será más fácil cuando vayamos a depositarlos en el contenedor azul pues no tendremos que sacarlos de la bolsa y lo podremos depositar todo junto. Esto puede resultar lo más cómodo para reciclar. Si la bolsa tiene tela, cuerda o partes metálicas, hay que quitarlas antes de deshacernos de todo.

Además, debemos recordar que es importante desarmar las cajas de cartón antes de introducirlas dentro del contenedor y evitar dejarlas junto al contenedor.

Hay cartones y papeles que no tienen que ir al contenedor azul y son la celulosa (servilletas, pañuelos, papel higiénico o de cocina). Tampoco podemos depositar papel manchado con aceite o con restos orgánicos, ni encerados, plastificados o térmicos.

Recordar que es esencial realizar la separación de los desechos que se acumulan en la oficina, clasificando los residuos generados tipo (latas, vidrios, papel y plástico). Entre los elementos de la oficina que pueden ser reciclados en el contendor azul son precisamente el papel y el cartón. Así es que podemos disponer de una caja para instalar en la oficina y depositar las hojas inservibles.

Recuerda que uno de los principales errores que cometemos es con los Bricks de leche o de jugo. Pensamos que es cartón y por tanto lo depositamos en el contenedor azul. Pero esto no es así. El brik siempre va al contenedor amarillo, ya que está compuesto por cartón, plástico y aluminio.

Y por último, los desechos diarios como servilletas de cocina o papeles sucios deben ir en el contenedor de desechos orgánicos y no en el contendor azul. Los pañales también suelen ser un residuo impropio muy habitual de este contenedor, y su lugar es el contenedor de residuos orgánicos.