El clima y la energía

Es necesario que las personas, las industrias y la administración se involucren en la lucha contra el cambio climático. El clima está cambiando debido, principalmente, a la forma en que producimos y utilizamos la energía que nos proporciona electricidad, calienta nuestros hogares, hace funcionar nuestras fábricas, pone en marcha nuestros coches y abastece de combustible los aviones. Cambiando estos hábitos y utilizando la energía de manera más responsable, podemos reducir las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático.

Las corporaciones locales juegan un importante papel en la adopción de medidas que contribuyan a la lucha contra el cambio climático.

Referencia de ello es el Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía que agrupa a miles de autoridades locales y regionales con el compromiso voluntario de aplicar en sus territorios los objetivos climáticos y energéticos de la UE.  

Se trata de un instrumento de la Comisión Europea cuyo objetivo principal se precisó en haber reducido en 2020 en más de un 20% las emisiones de CO2 del municipio o Administración Local que lo firme, por medio de la aprobación de un Plan de Acción para la Energía Sostenible (PAES). Con este plan se deben promover acciones de ahorro energético en consumo de edificios, alumbrados, transportes, y todos los sectores de actividad que se quieran añadir. Es interesante la adhesión para conseguir fondos europeos que están habilitados a estos efectos y también funcionan ya fórmulas mediante empresas, como las de servicios energéticos (ESE) que, en régimen de concesión administrativa, son capaces de ahorrar gasto al ayuntamiento y, a la vez, dotar a los municipios (a coste cero con cargo a estos ahorros), de medios de reducción del gasto energético, sistemas inteligentes, sistemas de telegestión, etc., Hay ya ejemplos muy significativos en Tenerife, como el de Tacoronte. Los nuevos firmantes se comprometen a reducir las emisiones de CO2 en al menos un 40 % de aquí a 2030 y adoptar un enfoque integral para abordar la atenuación del cambio climático y la adaptación a este.

Existen varias formas para adherirse al Pacto. La más común y esencial es la de Signatario del Pacto, lo que conlleva unos compromisos, en especial, elaborar y ejecutar un PAES. Otra fórmula de adhesión es la de Coordinador del Pacto, más asociada a entidades supramunicipales, y que lleva aparejados otros compromisos, en este caso de apoyo informativo, técnico, financiero, etc., a los ayuntamientos de la provincia, isla, etc., para que se sumen al Pacto y luego para desarrollarlo.

En la gestión de residuos, los Ayuntamientos ponen en marcha medidas como las islas ecológicas que propician que el reciclado no llegue contaminado, o se realizan avances en la aplicación de la economía circular, en la que todos los recursos se utilizan, para lograr mayor eficiencia y competitividad.

El reciclado en España evita la emisión a la atmósfera millones de toneladas de CO2, y ahí las Entidades Locales tienen un objetivo de mitigación del cambio climático, en concreto en lo relativo a la gestión de residuos y en el desarrollo de Planes de gestión de Residuos.

Recientemente el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha abierto la convocatoria 2016 de los Proyectos Clima, cuyo plazo de presentación finaliza el 15 de mayo, es una iniciativa cuyo objetivo es mitigar el cambio climático, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero en los sectores difusos, al tiempo que se crea empleo y se impulsa el desarrollo económico en España.

Entre los tipos de proyectos que se desea seleccionar se encuentran los orientados a la implantación de la recogida selectiva de biorresiduos y su posterior gestión mediante tratamiento aerobio o anaerobio. Asimismo, entre los proyectos seleccionados en convocatorias anteriores, se encuentran numerosas iniciativas locales, que pueden servir de guía para la presentación de nuevas iniciativas.