El reto de la Ecoeficiencia en las Empresas

Seccion: 

La gestión ambiental en la empresa se percibía como un elemento contrario a la concepción productivista empresarial, como un inconveniente para el desarrollo empresarial, hasta que esa perspectiva ha cambiado y, actualmente empresas y administración defienden el respeto por el medio ambiente.

Ese respeto empresarial por el medio ambiente pasa por disminuir el impacto ambiental en relación al volumen de producción empresarial obtenido, lo que conocemos como ecoeficiencia. Para las empresas la ecoeficiencia consiste en producir más con menos.

El crecimiento sostenible es un elemento fundamental en el desarrollo de Canarias, y las empresas canarias son conscientes de las ventajas que se obtienen con una adecuada gestión ambiental y de la importancia del desarrollo sostenible empresarial. En la realidad de Canarias con sus condicionantes de insularidad y doble insularidad, aislamiento territorial y energético, se hace necesario favorecer el crecimiento sostenible.

El modelo productivo para Canarias debe tener como motor el medio ambiente, pues no se puede concebir el crecimiento sostenible sin tener en cuenta la ecoinnovaciónla protección del medio ambiente y el desarrollo económico respetuoso con el medio ambiente.

Las empresas tienen información sobre los residuos que generan y la catalogación de los mismos, saben cómo gestionarlos y el coste de la gestión. El empresario canario debe contabilizar sus residuos, vertidos, emisiones, etc. y plantearse la optimización en el consumo de recursos y la reducción de inversiones, aplicar mecanismos de gestión ambiental como depuraciones, filtros, gestores autorizados etc., así como tomar en consideración la ecoeficiencia (disminución del impacto ambiental en relación al volumen de producción obtenido) y aplicar sistemas de Gestión Medioambiental y ecocertificación.

La administración, por su parte, debe jugar un papel activo definiendo indicadores clave y el suministro de información esencial para la ecoeficiencia o mayor producción con menor emisión de contaminantes y consumo de agua, energía y recursos. Es decir, se hace igualmente necesario fomentar la corresponsabilidad ambiental a través de convenios y ayuda pública para la financiación de auditorías ambientales.

Algunos beneficios de la gestión ambiental en la empresa son la mejora de la imagen corporativa ante proveedores y clientes, el ahorro y racionalización de los recursos, la prevención y corrección de los riesgos ambientales o el cumplimiento de la normativa, evitando sanciones. Asimismo, la adecuación de las empresas a la normativa ambiental se complementa a través de la firma de convenios.  

Pero tenemos grandes retos ambientales por lograr y en su determinación también colaboran las redes de información y otros referentes en materia ambiental para las empresas, como los puntos limpios, teléfonos verdes, etc. 
En este sentido, la Red Canaria de Responsabilidad Social Empresarial es una plataforma donde empresas con vocación de servicio y proyectos sociales y medioambientales con necesidad tanto de bienes y servicios como de capital humano y financiero pueden encontrarse. Puedes visitar esta herramienta sostenible en https://www.canariasrse.com/  donde las empresas podrán registrar sus prácticas socialmente responsables para ser incluidas en el listado de empresas RSE.  

También puedes ampliar esta información en nuestra sección web de “CONCIENCIA EMPRESARIAL” y ver una breve Guía de Buenas Prácticas ambientales que pone su acento en el consumo en la oficina, empleo de materiales y productos ambientalmente adecuados, y buenas prácticas en la ejecución de obras.   
Somos conscientes de la importancia de la creación de foros de intercambio de información y experiencias que lleguen a convertirse en referentes e impulso de la ecoeficiencia y las buenas prácticas para el desarrollo sostenible empresarial.

La sostenibilidad es un nuevo e irrenunciable reto al que tienen que enfrentarse las empresas, añadiendo cada vez más valor a los productos y servicios, consumiendo menos materias primas, generando cada vez menos contaminación a través de procedimientos que sean ecológica y económicamente eficientes y previniendo los riesgos. Una gestión ecoeficiente de los procesos de producción o de los servicios de una empresa aumenta su competitividad y genera numerosos beneficios. 

La ecoeficiencia está directamente vinculada al desarrollo sostenible ya que se corresponde con la optimización de tres objetivos: crecimiento económico, equidad social y valor ecológico. 

En materia de Medio Ambiente, existe una clara legislación aplicable a las empresas, pero los continuos retos ambientales imponen una necesidad continua de adaptación a nuevas exigencias en materia medioambiental. 

Por ello, necesitamos potenciar el compromiso de las organizaciones con su gestión ambiental y que el compromiso con la sostenibilidad de las empresas canarias sea una realidad continúa, con la introducción progresiva y constante de criterios de sostenibilidad en su actividad. Implementa la ecoeficiencia en tu empresa y comienza a ver sus beneficios.