Tareas pendientes en renovables

La implantación progresiva de las renovables en nuestra sociedad ha girado en estos últimos años en torno a una planificación europea que fija unos objetivos prioritarios para el próximo 2020, que garanticen una reducción significativa de la contaminación actual y frene paulatinamente un cambio climático que supone un peligro inminente para nuestro futuro y el de nuestro planeta.

Esta hoja de ruta aprobada incide en diferentes aspectos como el aprovechamiento de determinadas energías y su posible aplicación en diferentes sectores. Uno de esos ámbitos en los que se pretende potenciar su uso es el de los transportes. Se trata sin duda de un foco de contaminación continúo, ante la masificación de las ciudades y la ingente cantidad de vehículos que provocan continúas retenciones y vierten gases y partículas al medioambiente.

Esta es una de las asignaturas en las que España, hasta el momento, debe progresar mucho más, atendiendo al último informe del Eurostat. Esta publicación señala que tan sólo el 0,4% del combustible nacional para transportes procede de fuentes renovables. Estas cifras nos colocan entre los Estados miembros de la UE con cuotas más bajas, junto a Estonia (0,2%) o Portugal (0’7%).

Atendiendo a estos datos, parece muy difícil que se logre alcanzar la tasa propuesta para el citado 2020, que se eleva hasta el 10% de renovables, fijado por la propia Unión Europea. Mucho más lejos quedan los logros obtenidos por países como Suecia, que ya ha logrado superar dicha meta con un 16,7%, o Finlandia, que ya está muy cerca de lograrlo con un 9,9%.

A este retraso hay que añadir que la cuota global de renovables en España se sitúa en el 15,4% del consumo energético, ligeramente por encima de la media comunitaria del 15%, pero aún lejos del 20% propuesto para el 2020.

Una vez más, Suecia se convierte de lejos en la referencia en este ámbito con un 52,1%, por delante de Letonia (37,1%), Finlandia (36,8%) y Austria (32,6%). Por el contra, al otro lado de esta particular clasificación se sitúan Luxemburgo (3,6%), Malta (3,8%), Holanda (4,5%) y Reino Unido (5,1%).

En resumen, tan sólo tres de los 28 Estados miembros han alcanzado a día de hoy la meta nacional para el 2020. Se trata de Bulgaria, Estonia y, tal y como hemos ido relatando, Suecia. Muy cerca de alcanzar este hito están Lituania, Rumanía e Italia, mientras que los países más alejados de sus objetivos son Reino Unido, Holanda, Francia e Irlanda.