Eficiencia Energética e insostenibilidad del sistema actual de consumo energético

EFICIENCIA ENERGÉTICA E INSOSTENIBLIDAD DEL SISTEMA ACTUAL DE CONSUMO ENERGÉTICO. Ante la incesante subida de consumo energético en el mundo debido al aumento de su uso tanto individual como colectivo, se prevé la necesidad de una gran inversión para atender la fuerte demanda en las décadas venideras en un entorno donde la energía será más escasa y costosa... El problema energético está relacionado con el agotamiento de recursos de origen no renovable, rápido ritmo de la sociedad de consumo y con la contaminación ambiental, calentamiento global y destrucción del hábitat natural.

Por ello es de vital importancia la mejora que ofrece la eficiencia energética tanto en la actividad empresarial como en el ámbito doméstico. En España resulta crucial su aplicación ya que actualmente tiene una dependencia energética del exterior del 80%, es decir, está en una situación más frágil en relación a los factores de costo, que la media Europea que se sitúa en el 50%. Por tanto, se hace necesaria la implicación en el consumo energético responsable de los gobiernos, ayuntamientos, empresas, asociaciones etc... hasta llegar a la dimensión individual.

Hay un amplio margen en la mejora del ahorro y la eficiencia energética y  también en los beneficios que se derivan de los mismos. Así, se sitúan como una fuente generadora de empleo al implantarse las tecnologías más eficientes tanto en procesos productivos como de productos y servicios. Otra ventaja es la contribución a la reducción de los gases efecto invernadero. La mejora de la eficiencia energética es un importante objetivo de cualquier empresa responsable en la gestión de la sostenibilidad. Además es un área de actuación donde siempre se gana por sus innegables beneficios económicos, sociales y ambientales. Encarna una forma de creación de valor compartido y terreno muy favorable para la innovación y la actividad emprendedora.

Ahora que el desarrollo sostenible va calando en los países y organismos internacionales, dada la preocupación por los efectos del cambio climático junto con la preocupación por el medio ambiente en general, se van fijando objetivos de ahorro energético y de desarrollo de la las TIC. Las políticas escogidas y el trabajo conjunto entre países son fundamentales para este cometido, y así fomentar políticas públicas y estrategias que promuevan el uso de energías menos contaminantes y el mejor aprovechamiento de combustibles fósiles. Y un papel absolutamente esencial lo tienen las empresas que son quienes deciden implantar esta serie de medidas para optimizar sus procesos internos mediante el autoabastecimiento por energías renovables o adoptando medidas de eficiencia energética. Trabajar con la máxima de que siempre que sea posible se debe buscar la fuente de energía más eficiente y evitar el uso de energías transformadas.