Gestión de los RSU

Se consideran aparatos eléctricos y electrónicos aquellos aparatos que necesitan para funcionar corriente eléctrica o campos electromagnéticos, destinados a ser utilizados con una tensión nominal no superior a 1.000 V en corriente alterna y 1.500 V en corriente continua, y los aparatos necesarios para generar, transmitir y medir dichas corrientes y campos.

Se denominan residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (en adelante residuos de “AEE” o “RAEE) a los materiales, componentes, consumibles y subconjuntos que los componen, procedentes tanto de los hogares como de usos empresariales.

Todos los aparatos deben ir identificados con el símbolo de un contenedor tachado para informar a los consumidores de que no se pueden arrojar a la basura, sino que deben ser recogidos de manera selectiva.

Los RAEE son aquellos aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) cuyo poseedor deseche o tenga la intención o la obligación de desechar, tanto si se generan en los hogares como por uso profesional.

Leer más

Desde principios de 2014, Santa Cruz cuenta con un atractivo turístico más para la ciudadanía y los visitantes que lleguen a la capital de la isla de Tenerife, el Palmetum. Se trata de un jardín botánico de 12 hectáreas de extensión, especializado en la familia de las palmeras, constituyendo un proyecto único en el mundo. La obra ha supuesto la transformación de un vertedero de basura en un espacio verde para el ocio y la cultura botánica, dotado de una vegetación espectacular, fruto de colaboraciones con numerosas instituciones de todo el mundo. Un ejemplo extraordinario para emular en otros lugares del planeta.

El Palmetum demuestra que existe una alternativa a incinerar o difundir los residuos no reciclables, a través de la estabilización y adecuación de los mismos para convertirlos en un elemento de relleno destinado a la restauración de espacios degradados. En otras palabras, se almacena este material en lugares adecuados como los pedregales, en "espacios propios".

Leer más

Aportar las soluciones necesarias para gestionar los desechos:

Un porcentaje del material depositado en el contenedor amarillo, por ejemplo, es de rechazo y enviado a vertederos, al igual que la fracción resto. De las toneladas recibidas de envases ligeros depositados en el contenedor amarillo, la mayor parte son recicladas, pero no toda la recogida selectiva ya que algunos desechos que se depositan son residuos impropios, como son los juguetes, cintas de vídeo, balones de plástico...

Es un hecho que hay bastante material de rechazo que podría ser reciclado. Para ello, hemos de hacer hincapié en la necesidad de desarrollar infraestructuras que permitan aprovechar todos los recursos que están presentes en los residuos. Aportar las soluciones necesarias para gestionarlos de forma moderna y eficaz dado que equivale a asentar nuestro futuro ambiental.

Leer más

Todas las actividades humanas generan residuos, y su gestión es uno de los principales retos a los que debe hacer frente la sociedad actual, especialmente en las islas, donde sus complejidades se acentúan. En Canariase existe una cierta falta de sensibilización sobre este serio problema medioambiental; seguimos sin ser conscientes de que el conjunto de la población somos, al mismo tiempo, su origen y su solución...

Se adjuntan documentos fundamentalmente de cómo reciclar bien. Ver en Publicaciones >  Manuales didácticos

Leer más

En una economía cuyo motor es el consumo. Las alarmas del calentamiento global, la escasez de materias primas esenciales, la exponencial demanda de energía, la gestión de los excesivos residuos, etc. no son más que vaticinios de un modelo que colapsa, ya que los recursos del planeta son limitados.

Los residuos sólidos urbanos (RSU): el último eslabón de la cadena de consumo. La gestión de los residuos sólidos urbanos (RSU) no sólo se reduce a vertederos, incineradoras o al reciclaje sino a no poner en peligro la salud humana ni el medio ambiente; aire, agua y suelo. Para ello, todo un despliegue de conocimientos que la Cultura de la RS Medioambiental conlleva deberán interiorizarse permanentemente no sólo por los gestores de los RSU,  la incineración contamina el aire, amenaza el suelo por generar cenizas contaminantes, etc., sino por toda la Sociedad. En conjunto se ha de apostar por los siete elementos de la Ecoeficiencia, siempre.

Leer más

Es un hecho que hay una relación directa entre la renta de un país, su desarrollo y la cantidad de residuos sólidos urbanos que produce. Uno de los problemas más importantes que tienen que afrontar las sociedades desarrolladas es la gestión de los residuos que generan; procesos que se caracterizan por actuaciones medioambientales. 

Sabemos que se ha avanzado en la recogida, progresado en la educación y en la sensibilidad ambiental, en el conocimiento científico de los procesos de tratamiento y evolucionado en la aplicación de normativas de protección de la salud ciudadana. En general, los sistemas de gestión son muy variados dado que en su diseño influyen además condiciones locales y nacionales de carácter social, económico y político. Los mejores proyectos se han dado donde se ha registrado un punto de equilibrio entre todas las partes.

Leer más

Los Residuos Sólidos Urbanos ( RSU ) y la Sociedad. Como parte de nuestra vida cotidiana, los RSU y los ciudadanos estamos obligados a la convivencia diaria. Por ello debemos evolucionar no solo en la generación ordenada de los mismos, sino además, en su tratamiento y recogida. 

A lo largo de las últimas décadas se han desarrollado diversos sistemas para su gestión, que afectan tanto económicamente como en lo práctico, desde maquinaria excesivamente costosa hasta mecanismos extremadamente sencillos y en ocasiones defectuosos. Claro está que se han intentado desarrollar con la mejor intención pero desgraciadamente en muchas ocasiones suele primar el beneficio económico a partir de su venta, distribución y posterior mantenimiento. Esta política lamentablemente recae en el ciudadano como afectado final. Es por ello por lo que las administraciones y las empresas privadas deben involucrarse de forma ejemplar por la parte que les corresponde en minimizar los posibles perjuicios.

Leer más

Todo apunta a que menos que 5 o 6 contenedores se deben instalar en todos los Municipios: uno, contenedor azul, papel y cartón, dos, contenedor amarillo, envases ligeros de plásticos, latas y briks, tres, contenedor verde, vidrio, cuatro, contenedor rojo, materias peligrosas, cinco, contenedor naranja o marrón, orgánico, y el, seis, contenedor gris, resto de materiales.

Lo clásico son los colores azul, amarillo, verde y gris pero lo propio sería avanzar por un quinto contenedor para las materias peligrosas y un sexto para la basura orgánica. En lo que todos estamos de acuerdo es que hay que seguir avanzando hasta alcanzar, en pocos años, tasas de reciclaje de 60%. Hemos de ser proactivos siempre en este quehacer.

Leer más

¿Qué sabemos de la participación ciudadana en las políticas de residuos?

Los residuos en las sociedades avanzadas adquieren un valor real de recurso. Es por ello que surge la necesidad de promover su reutilización, fijándose la recogida selectiva de los diversos tipos de residuos: papel-cartón, vidrio, envases, etc., como una forma operativa de gestión de los residuos.

La participación ciudadana en las políticas de residuos constituye un eje fundamental, sin la cual el esfuerzo realizado por las Instituciones no tendría sentido. Ver listado a continuación...

Leer más

Hasta ahora hemos analizado diferentes aspectos y prácticas del reciclaje que se encuentran en nuestra realidad más cercana, pero en esta ocasión vamos a ahondar en uno de los residuos con los que mayor concienciación y compromiso se ha demostrado hasta ahora: el vidrio.

Desde hace nada menos que 30 años, el ser humano ya tomó conciencia de que este material podría ser susceptible de una reutilización que le concediese una segunda vida efectiva y sana para nuestro ecosistema. Por ello se pusieron en marcha los primeros sistemas de recogida, que poco a poco han ido evolucionando hasta ser un elemento habitual en nuestras calles.

Leer más

Páginas