Guía

Lo primero consiste en almacenar vidrio en nuestros hogares, tarros, botellas o envases, para después depositarlos en el contenedor. Favorece retirar cualquier otro material de estos productos, ya saben, tapones, anillas, el papel de las etiquetas…, que quede limpito. De esta forma, facilitaremos el proceso de reciclaje mucho más rápido y económico. Destacar, que en el proceso, se separa y clasifica por el color, generalmente en tres grupos, verde, ámbar y transparente. En ciertos casos, las botellas se recuperan por completo, sin tener que reciclar, sólo se lavan y se tratan con productos químicos para eliminar cualquier impureza. Ver más...

Leer más

Sección: Guía

El Reciclaje orgánico o de materia orgánica, es aquel en el que la materia a reciclar, proviene de desechos naturales como son los alimentos, hojas, restos de todo tipo. Estos restos tienen un proceso natural de descomposición, por lo que rápidamente desaparecen para formar parte de nuevo del ciclo de la vida. Es lo que se conoce como basura orgánica.

Leer más

Sección: Guía

En tiempos de diversificación de reciclaje, según la clase de residuo y el proceso, existe un material al que la sociedad cada vez va prestando mayor atención: el aceite. Se trata de un producto imprescindible y habitual para cualquier hogar, por lo que su acumulación precisa de un correcto tratado y una concienciación extrema por parte de la población.

Entre otros efectos cabe destacar que el residuo generado a partir de aceites usados es actualmente la principal causa de contaminación de aguas urbanas, lo cual se explica a través de su vertido incontrolado. El destino habitual de este residuo, hasta hace tan sólo unos años, era el desagüe y, posteriormente, la red de alcantarillado de nuestros municipios, provocando los consecuentes atascos y malos olores en las cañerías. A ello se suma el alto coste que supone el mantenimiento de las estaciones depuradoras.

Leer más

Sección: Guía

La práctica del reciclaje aporta múltiples beneficios para el medioambiente, pero existen casos específicos en los que tiene mayor relevancia por los materiales que conforman esos residuos. Este es el caso de las pilas y baterías, las cuales cuentan con productos altamente tóxicos.

Cabe recordar que alguno de los componentes de las pilas no sólo son contaminantes para el medioambiente (ecotóxicos), sino que son nocivos para el ser humano. Por todo ello, su manejo y eliminación han de cumplir las normativas que viten riesgos para la salud de los ciudadanos y el deterioro del planeta.

Alrededor de este hábito particular existe una carencia de formación y concienciación de la ciudadanía, acompañado de una falta de contenedores e información sobre estos elementos y los perjuicios que provocan a nuestro entorno en caso de no ser reciclados. La normativa actual indica que el color asignado a este tipo de basura es el rojo, pero muchos establecimientos adecuan estos recipientes a las características del local.

Leer más

Sección: Guía

Reciclar agua. Una de las formas más fáciles y eficaces de reciclaje del agua, es recuperar el agua de lluvia, aunque el agua de lluvia que podemos recuperar no es apta para el consumo humano si no la potabilizamos, pero sí es válida para regar, limpieza del hogar y otras tareas que requieran agua. Es obligado saber cómo tratar y reciclar agua ya que es un bien cada día más escaso.

Reciclar aparatos eléctricos y electrónicos. Ver E-Waste Canarias y la F. Recicla. Nos referimos a, grandes electrodomésticos y pequeños electrodomésticos, equipos de informática y telecomunicaciones, aparatos electrónicos de consumo y alumbrado, herramientas eléctricas y electrónicas, Juguetes o equipos deportivos y de tiempo libre, aparatos médicos, instrumentos de vigilancia y control, y Máquinas expendedoras. Se recogen desde diferentes puntos de almacenamiento: 1. Puntos Limpios municipales. 2. Puntos Limpios Insulares. 3. Plantas de Transferencias. 4. Almacenes propios de las empresas de distribución de Aparatos Eléctricos y Electrónicos.

Leer más

Sección: Guía

Reciclar pilas y baterías. Las pilas y baterías de dispositivos tecnológicos como los móviles, mp3 o cámaras de fotos, si no se reciclan correctamente, puede acabar pasando sus residuos tóxicos en especial al suelo y al agua, añadiéndoles metales pesados y otros compuestos químicos. No se encuentran fácilmente contenedores en nuestras ciudades para depositar y reciclar pilas y baterías. La normativa, indica que los contenedores de color rojo, están destinados entre otros materiales peligrosos, para depositar pilas y baterías. Estos contenedores rojos no se encuentran normalmente, por ello, algunos comercios como grandes superficies, tiendas de electrónica, supermercados o clubs, cuentan con contenedores especiales para las pilas. Estos aunque no son siempre de color rojo, son totalmente válidos. Ver más...

Leer más

Sección: Guía

Los medicamentos, debidamente administrados, cumplen la función de velar por nuestra salud y atender a los síntomas y patologías que nos afectan a lo largo de nuestra vida. No obstante, una vez usados o caducados, se convierten en un residuo que si no se atiende debidamente pueden convertirse, paradójicamente, en un claro perjuicio para nuestro medioambiente y nuestro organismo.

Muchas farmacias, a pesar de nuestro desconocimiento general sobre su habilitación, han dispuesto para sus usuarios unos contenedores especiales con los que poder almacenarlos y tratarlos debidamente para su reutilización. Esta cadena de recogida no ha llegado a muchos hogares que aún tiran estos productos a la basura, mezclándolos con otros residuos altamente contaminantes.

Leer más

Sección: Guía

Páginas