Guía

El 17 de mayo celebramos el Día mundial del Reciclaje con el propósito de promover en los ciudadanos una mayor responsabilidad, desde la perspectiva del ciudadano consumidor, del que extrae la materia prima y del que la transforma en un bien de consumo...etc.

La UNESCO fijó como objetivo para ese día sensibilizar y responsabilizar a la población sobre sus propios residuos e impulsar la recogida y reutilización de los residuos que se recuperen. Y con motivo de ese día encontramos una oportunidad más para recordar la estrategia de Reducir, Reutilizar y Reciclar. 

Leer más

Sección: Guía

Se acerca la época estival y con ella las esperadas vacaciones de verano. Es el momento de escaparse a la playa, la montaña, el pueblo… Nuestra rutina cambia pero no debemos bajar la guardia en el cuidado del medio ambiente. Reciclar es un hábito que debemos llevar con nosotros allá donde vayamos. Por eso a continuación te damos algunos consejos para que continúes reciclando en tus vacaciones de verano: 

Leer más

Sección: Guía

El más reconocido el círculo de Möbius, que es el símbolo internacional del reciclaje, del que derivan otros logos que especifican datos como el porcentaje de material reciclado que tiene ese envase.

El símbolo es un círculo -de Mobius- que representa las tres fases principales del reciclaje: la recogida de residuos, el procesado de los mismos, y su vuelta al proceso productivo.

simbolo reciclaje

Leer más

Sección: Guía

Seguro que ya te has percatado de un símbolo redondo con dos flechas que está presente en los envases de los productos que consumes. Es el Punto Verde, pero ¿sabes qué significa? oIndica que el fabricante cumple la ley y colabora en la financiación del sistema que permite, con ayuda de los ciudadanos, la recuperación de los envases para hacer posible su reciclado.

Las empresas adheridas a los Sistemas Integrados de Gestión (SIG) de residuos identifican los envases de sus productos con este símbolo. De esta forma están informando al consumidor de que han contribuido económicamente, tal y como establece la ley, para que el residuo de ese envase se gestione correctamente y se recicle. Así, si cada vez que tenemos en nuestras manos un envase que lleve este símbolo, debemos depositarlo en su contendor correspondiente, porque de esta manera se reciclará y tendrá una segunda vida.

Leer más

Sección: Guía

Color azul (papel y cartón): Depositar todo tipo de papeles y cartones: periódicos, revistas, papeles de envolver, folletos publicitarios, otros.

Color amarillo (plásticos, latas y briks): Depositar todo tipo de envases y productos fabricados con plásticos como botellas, bolsas, otros, latas, de conservas, refrescos, otros, y briks. Ver más...

Leer más

Sección: Guía

El proceso comienza en los ciudadanos que son los encargados de realizar la separación de envases en el hogar y de depositar los residuos en el contenedor correspondiente. Amarillo para los envases ligeros (envases de plástico, latas y briks) y azul para los envases de cartón y papel.

Según el último Estudio base de hábitos y actitudes de la población española respecto a la separación de los residuos y la recogida selectiva realizado en 2012, desvela que el 72% de los españoles separa todos o casi todos sus residuos a diario.

Leer más

Sección: Guía

Reciclaje de las basuras pueden diferenciarse en seis grandes tipos: papel y cartón, envases ligeros, de plásticos, latas y briks, vidrio, materias peligrosas, orgánico y el resto de materiales.

A cada uno de estos tipos de materiales, le corresponde un color de reciclaje, que pueden verse en contenedores y papeleras. Los desechos que no se enmarcan en un tipo de reciclaje de los que hemos comentado, se debe depositar en los contenedores de color gris o genérico que encontraremos en las zonas urbanas. Esta basura al estar tan mezclada, es muy difícil de clasificar y por tanto de reciclar. Es por ello que gran parte de esta basura acabe en grandes vertederos, lo que supone un gran perjuicio para el ambiente de las zonas donde se ubican.

Por suerte, gran parte de estos desechos son materia orgánica que acaba descomponiéndose, pero también es cierto que allí acaban materiales perfectamente reciclables, por la no suficiente concienciación del reciclaje por parte de la ciudadanía. Es por ello que debemos de hacer un esfuerzo en este sentido.

Leer más

Sección: Guía

Al plástico se le considera material no-biodegradable ya que se estima que tarda unos 180 años en descomponerse aunque este puede variar en función del tipo de plástico. Además de su lenta degradación supone una grave amenaza por su utilización masiva. Los plásticos más comunes que se reciclan, son el PVC, el más contaminante, y el PET.  El proceso. En primer lugar se recolecta en industrias o en los contenedores de color amarillo, se limpian con productos químicos, se seleccionan por tipo de plástico, y posteriormente se funden para obtener nueva materia prima, que puede moldearse de nuevo.

Con el reciclaje conseguimos reducir sensiblemente la cantidad de residuos provocados por botellas, bolsas o envases de los vertederos. Existe en la actualidad una gran concienciación con las bolsas de plástico tradicionales, que se están sustituyendo de las grandes superficies por otras reciclables o bien por alternativas duraderas como las bolsas de “fibra”, estas bolsas biodegradables están creadas con polímeros biodegradables, que se pueden desechar como materia orgánica, y se descomponen con gran facilidad.

Leer más

Sección: Guía

Ahondando en el proceso del reciclaje de materiales, pocas veces analizamos las tipologías de los residuos que almacenamos a diario en nuestros contenedores específicos. El plástico, entre otros, cuenta con multitud de variedades según el material y el método de producción o tratamiento. A continuación, intentaremos resumir los tipos más habituales:

- PET( Polietileno Tereftalata): Probablemente se trate de uno de los más habituales de nuestro día a día. Es el más empleado para los envases de alimentos y bebidas, tales como las botellas y botellines de agua mineral. Su descomposición puede prolongarse hasta los 150 años. Su proceso de reciclado puede hacer que se torne en piezas para muebles, automóviles e incuso en nuevos envases de alimentos (retornables). Recientemente se ha descubierto un nuevo método para fabricar botellas de PET reciclado que ahorrará costes para las empresas transformadoras.

Leer más

Sección: Guía

Reciclar papel. Reciclar el papel es esencial para el Medio Ambiente. El proceso de reciclaje del papel conlleva etapas: 1) la eliminación de todo aquel material que no es papel, 2) la producción de la pasta, 3) el centrifugado de todo el material, para que por su densidad estos se separen y, así, propiciar, con otros procesos, 4) la eliminación de gran parte de la tinta que contiene la pasta, 5) y la eliminación de las pequeñas partículas que pudieran quedar, y, por último, 6) el blanqueado del papel. Ver más...

Leer más

Sección: Guía

Páginas